Richard Allan – VP Policy Development

Estamos invirtiendo fuertemente en más personas y en mejor tecnología que nos ayuden a que Facebook sea tanto un lugar seguro como un espacio en el que las personas pueden expresar diferentes puntos de vista. Esto supone un difícil equilibrio, y qué permanece en Facebook o debe ser eliminado es una de las decisiones más difíciles que tenemos que tomar como compañía. Por eso tenemos unas normas comunitarias, que explican qué está permitido y qué no en Facebook.

Hace unas semanas publicamos, por primera vez, las guías internas que nuestros equipos de revisión utilizan para tomar estas decisiones. Estas pautas, conocidas como nuestras normas de comunidad, son las que nos ayudan a mantener un entorno seguro y respetuoso en Facebook. La semana pasada, también por primera vez, hemos publicado información sobre la efectividad que tenemos en el cumplimiento de nuestras normas. Esta mayor transparencia conllevará una mayor responsabilidad en el futuro que nos hará mejorar mucho más rápido.

Hoy anunciamos la apertura de un nuevo centro de revisión de contenidos en Barcelona, en asociación con CCC (Competence Call Center), un proveedor líder en operaciones europeas. A finales de año, el centro contará con 500 revisores de contenido que trabajarán al servicio de las millones de las diferentes comunidades que utilizan Facebook. Este equipo, al igual que cualquier otro que trabaja en los distintos centros de revisión de contenidos que tenemos alrededor del mundo, dará soporte a muchos idiomas y culturas diferentes y revisará no sólo contenido que las personas denuncian si no que también trabajarán en la prevención del acoso y otros tipos de abuso.