Una vista cenital de la oficina de Dublín.