Peter Martinazzi, director de administración de productos

Enviar mensajes es una forma importante de estar en contacto con otras personas. Desde que Messenger se lanzó en 2011, hemos apostado firmemente por el producto para dar a la gente una forma más rápida y expresiva de comunicarse.

En la actualidad, el número de usuarios mensual supera los 500 millones, y seguimos más volcados que nunca en ofrecer el mejor servicio de mensajería posible.

Messenger fue la primera aplicación de Facebook independiente. A diferencia del resto de nuestras aplicaciones principales, solo sirve para una cosa: enviar mensajes que llegan al destinatario al instante. Es tan rápida como los mensajes de texto, pero mucho menos básica, ya que permite enviar stickers o vídeos, hacer selfies, chatear con grupos y hacer llamadas gratuitas. Además, su fiabilidad y velocidad han aumentado porque la aplicación se actualiza cada dos semanas, lo que hace que evolucione y mejore constantemente.

Estamos muy orgullosos de haber batido este récord, pero también somos conscientes de que queda mucho por hacer. Ahora que 500 millones de personas usan Messenger para comunicarse, no podemos permitirnos decepcionarlas.